miércoles, 24 de agosto de 2016

Pétalo


Dime tú,
Tú cuéntamelo
Qué hiciste 
Con el último pétalo de
La rosa que te devolví
Envuelta en la servilleta
Del café en Venecia
Me gustó el detalle
De la góndola impresa
Y los dos enamorados que viajaban en ella
Sin rumbo ni distancia estáticos
Me dirás que soy cursi
Pero no entiendo la cursilería
Más entiendo el trino de los pájaros
Y la habladuría de los comensales
Que enloquecen mis oídos.
Me dirás dónde dejaste el último pétalo
De aquella rosa que te devolví?
¿Lo dejaste ir al mar?
¿O lo guardaste entre las hojas del libro de poemas de Becquer?


35 comentarios:

  1. Donde estará ese pétalo?
    Un hermoso poema pregunta por él.

    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No lo sé Torito. Encontré hace poco a quien me regaló la rosa, pero me dijo que el libro de Becquer lo guardó en una biblioteca de hace algún tiempo.

      Saludos Torito.

      Eliminar
  2. Y es que la rosa, es muy caprichosa...
    Un beso petaleado, mi Plumita.

    ResponderEliminar
  3. Con seguridad lo tiene guardado en su cofre-corazón.
    Besos Aída.

    ResponderEliminar
  4. Hermoso poema.
    Para nada cursi y si muy sabía.
    Besos

    ResponderEliminar
  5. Hermoso poema.
    Para nada cursi y si muy sabía.
    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Vero. Que pasa que ya no te veo. ¿No has publicado? Tus historias son lindas.

      Eliminar
  6. Hay pétalos que son toda una historia de amor, y cada vez que se encuentran entre páginas extraviadas, se recuerda esa historia y a esa persona con el que se compartió


    Mi abrazo, querida


    Cursi? De cursi nada!

    ResponderEliminar
  7. El pétalo de su corazón lo sabrá. Si aquel sentimiento vive, lo verás en sus labios.

    ResponderEliminar
  8. Ah Aida que poema tierno!! Los petalos que valen la pena hay que guardarlos o tal vez pensaba agradecer ese aroma que en su tiepo desprendio ponerlo entre las palmas y soplarlo libre. Besito corazon :)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Que buen recurso Demian, eso de ponerlo "entre las palmas y soplarlo libre".

      Me parece bello.

      Saludos.

      Eliminar
  9. Tierno y romántico, ¿qué habrá hecho con ese pétalo? Sin amor, no creo que haya quedado el pétalo.
    Un beso.

    ResponderEliminar
  10. Si se pudiera habrir el corazon, se sabria donde esta o donde fue a parar.

    Mucha ternura pluma.

    Un beso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Si se pudiera abrir el corazón...

      Bienvenido mcfpalomo.

      Eliminar
  11. Está en tu recuerdo, besos.

    Lindo poema.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Podría ser Amapolita Azzulita.

      Gracias por tu visita.

      Eliminar
  12. de inusitada belleza ¿dónde estará?
    mi saludo y un hasta siempre

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Omar, fui a tu blog y te dejé un comentario.

      Un hasta siempre apreciado poeta. Gracias por tus poemas.

      Eliminar
  13. ¿O lo guardaste entre las hojas del libro de poemas de Becquer?
    Mira por donde, aún tengo la rosa entera amarilla guardada precisamente en el poemario de Becquer, uno entre otros libros que tengo.
    Siempre que veo la rosa me acuerdo de mi amiga.
    Gracias por este precioso poema.
    Un abrazo.
    Ambar

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me encanta que te guste Becquer. Es uno de mis amores.

      Gracias por tu visita Ambar.

      Eliminar
  14. Yo lo guardaría como un tesoro entre las hojas libro de mi corazón.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  15. Hola Aida, que precioso poema, me encanta, sabes?, eso no es ser cursi y si es así, mas vale serlo que no sentir, yo el pétalo lo dejaría y lo he dejado muchas veces, entre las hojas de mis libros favoritos, y si es entre uno de Becquer es el no va mas:)

    Besos.

    ResponderEliminar
  16. Seguramente guardado en entre las páginas del libro de la vida, hermoso !! besos

    ResponderEliminar
  17. ¡¡Romanticamente hermoso!!

    "¿Dime mujer cuando el amor se olvida, sabes tú adonde va...?"

    mariarosa

    ResponderEliminar
  18. Cursi son y serán todos los poetas, y más si leen a Gustavo Adolfo Bécquer.

    Atentamente,
    Un diario personal más

    ResponderEliminar
  19. La huella del pétalo impregna el poema
    seguramente en su alma también.
    ¡Hermoso! Un fuerte abrazo niña de las crayolas
    mi cariño siempre para ti.
    Fue agradable recibir tu correo
    el día de mi cumpleaños mil gracias
    por tu cariño Aída .

    ResponderEliminar

Gracias por vuestros comentarios.