sábado, 6 de septiembre de 2014

En casa del escultor.



Habló con él el día de ayer y también con aquel  los tres eran coleccionistas.

Él coleccionaba momentos, aquel coleccionaba risas;  mientras lo decía, se fijaba

en la boca de la modelo y  tallaba sus labios  en masa industrial.

por el contrario ella coleccionaba suspiros y se pasaba pendiente de las historias

que contaran para fijarse en el suspiro que  inspiraba cada historia; agarraba los

suspiros en una diminuta red,   los guardaba en una cajita de cristal y los

observaba.

En cualquier momento quebraría la cajita y perseguiría  suspiros así como se

persiguen mariposas.

Pero él, coleccionaba momentos y cada momento que  vivía, lo encerraba en

un lienzo lo pintaba de colores y lo suspendía en la pared.

los tres continuaban coleccionando… y entre masa, pintura, lienzo e historias 

quedaron fijos en el último lienzo sin poder escapar del marco que colgaba en la

pared.




Este pequeño cuento o relato lo publiqué hace algún tiempo aquí en Pluma Roja.

45 comentarios:

  1. Atrapados en tu surrealistamente bello cuento poético.
    Feliz fin de semana y mil besos de anís.

    ResponderEliminar
  2. UFFFFFF, ME LO HABÍA PERDIDO. HERMOSO!!!! GRACIAS POR TRAERLO DE NUEVO.
    BESOS

    ResponderEliminar
  3. Mejor disfrutar los momentos, las sonrisas y los suspiros que coleccionarlos, de nada vale si no se disfrutan ... a veces con el ansia del tener se nos va la vida

    Me encantó..

    Feliz sábado que tengas una noche estupenda

    Un cariñoso abrazo

    ResponderEliminar
  4. Quedaron atrapados, víctimas de su propio invento.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  5. Es precioso, qué bien lo publicases de nuevo.
    Besos amiga

    ResponderEliminar
  6. ¡Hola Pluma Roja! me ha encantado tu cuento, es ¡genial!.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  7. Que bueno lo has vuelto a publicar,me lo había perdido,cariños.

    ResponderEliminar
  8. Es una hermosa historia Aida, me gustó. Un micro cuento muy bueno.

    mariarosa

    ResponderEliminar
  9. Hermoso tu cuento amiga! Tranquilo y luminoso. Un lienzo con tres historias atrapadas!

    Cariños.

    ResponderEliminar
  10. Merece volver a ser leído.
    Me gusta.

    Besos.

    ResponderEliminar
  11. Pues no lo recordaba, quizá fuera anterior a conocerte pero me parece una historia guapisima querida.
    Bueno ya volvimos al barrio otra vez, me alegro de encontrarte para poder seguir disfrutando de tus cosas que siempre son interesantes querida.
    unos besotessssssssss y nos vamos leyendo

    ResponderEliminar
  12. Muy bonita la historia. Coleccionar suspiros, sonrisas, miradas... una gran idea.


    Bss

    ResponderEliminar
  13. Me alegro que la hayas reeditado, es una bonita historia y me veo como uno de los coleccionistas, el que coleccionaba momentos.

    ResponderEliminar
  14. Un lienzo en tres dimensiones y con un cromatismo que invita a ser uno de sus
    personajes.
    Intenso y muy hermoso.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  15. Hermoso!
    Compartiste con nosotros tu "colección privada" de romanticismo y belleza.
    Abrazos querida Aída.

    ResponderEliminar
  16. Creo ver en este relato una fotocopia de la inmensa mayoría, que nos pasamos media vida coleccionando.

    Me encanta.

    Besos Aída.

    ResponderEliminar
  17. donde menos se espera, se presenta de súbito el atrapador de sorpresas!

    Luego va sirviéndolas en aquella surrealista bandeja .

    Besos, Aída

    ResponderEliminar
  18. interesante y bien narrada historia Pluma...

    ResponderEliminar
  19. bello!! que mas puedo decir..tu si sabes darle magia a los momentos de la vida!!

    un abrazote

    ResponderEliminar
  20. Hola Aida, esos momentos, sonrisas, suspiros debemos disfrutarlos al momento y mantenerlos en nuestra memoria, pero no encerrarlos, deben ser libres como nosotros. Gracias por rescatarlo y así poder disfrutar del relato que es fantástico:)

    Besos.

    ResponderEliminar
  21. Quedaron prendidos a las expresiones de su espíritu....
    Muy bueno.
    :)
    Besos.

    ResponderEliminar
  22. Pues resulta que este cuento es una maravilla, Pluma, y que quiero leer muchos más como este.
    Un beso grande y fuerte para ti, preciosa.

    ResponderEliminar
  23. Con respecto a la eliminación del blog de la Gran Visigoda, no sé lo que ha ocurrido. Hace algún tiempo dejó de publicar ........
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  24. Todos acabamos siendo atrapados alguna vez por nuestros propias debilidades, quizá porque nos convertimos en una de ellas y queremos capturar cada momento, cada suspiro y cada sonrisa.

    Besos

    ResponderEliminar
  25. Es precioso, quedé atrapada en la red de los suspiros, me encantaría correr detrás de ellos y volverlos a guardar para siempre tener uno cuando sienta que no tenga palabras para expresar la emoción.
    gracias por compartirlo. Un abrazo fuerte

    ResponderEliminar
  26. Muy sugerente, pura metáfora, querida Aída. Eres un sol, bueno, ya lo sabes, no?

    ResponderEliminar
  27. Me ha encantado el cuento. Atrapados quedamos muchas veces, y por ello también hay que saber liberarse. Un abrazo y buen fin de semana amiga.

    ResponderEliminar
  28. Muy lindo, lleno de vida y ternura, enhorabuena,
    besos.

    Bien por ti, y estos instantes que nos regalas en tu blog-

    ResponderEliminar
  29. muy lindo y interesante, me colgue leyendote
    Te dejo un beso grande dese argentina!
    Saludos, buena semana

    ResponderEliminar
  30. Poesía esculpida aquí, a golpe de palabras por tu voz.

    ResponderEliminar
  31. Es muy mágico. Un cuento corto perfecto. Qué diminsión adquiere al dejarlos colgados en la pared, encerrando la simpleza que debería tener la vida. Me gustó bastante. Para mí, magistral.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  32. Aida, he tardado un poco en llegar, porque estos días de atrás estuve de viaje y ahora trato de ponerme al día con todos vosotros...Cuando he comenzado a leer tu relato lo he recordado al instante, en su momento me gustó mucho y me sigue gustando...Todos somos coleccionistas, amiga...A mi me encanta coleccionar amigos, como vosotros y leeros siempre...Es un placer, amiga. Mi felicitación y mi abrazo inmenso por tu constancia y creatividad.
    M.Jesús

    ResponderEliminar
  33. Precioso cuento y que bonito es coleccionar cosas tan maravillosas. Me ha encantado. Besitossss.

    ResponderEliminar
  34. Bellísimo, tierno y con un toque de interioridad personal, maravilloso. Siempre es un placer volver a transitar los caminos de tus escritos, querida Aída.

    Muchos cariños y abrazos.

    ResponderEliminar
  35. Sin duda un hermoso cuento! Gracias por compartir.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  36. paso a dejarte un abrazo Plumita.
    y besosssss

    ResponderEliminar
  37. Esto del blog es como una escultura, y sin ti, esto también se quedó fijo, en la pared pero como un cuadro sin colores... yo guardo esa cajita de los suspiros y los momentos hasta que regreses...
    ;)
    Mil besos, mi Plumita.

    ResponderEliminar
  38. Y ¿dónde andas muchacha? que este blog no ha actualizado desde hace 2 largototototas semanas.
    Te dejo un abrazo inmenso con el deseo de que estés de maravilla!!

    ResponderEliminar
  39. Cuanto tiempo sin leerte, te espero siempre.
    un beso

    ResponderEliminar
  40. Pasaba por aquí a dejarte un saludo.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  41. Sí, lo recuerdo, querida Aída.
    Vengo poco, tengo líos familiares, pero te mando mil besos, cielo, chiuca delicada y gentil.

    ResponderEliminar
  42. Creo ecordarlo cuando lo publicaste.
    No se porque no se me ha actualizado tu blog aunque he vuelto hace pocos dias
    Prometo seguir pasando como siempre lo hice jejej
    Besotesssssssssssss

    ResponderEliminar
  43. He estado un poco ausente del mundo virtual por falta de tiempo pero no me olvido de mis amig@s, ni de sus hermosas páginas.
    Te dejo mis saludos. Que tengas una linda semana .Hasta pronto!!
    Abrazos inmensos 

    ResponderEliminar

Gracias por vuestros comentarios.