domingo, 5 de abril de 2015

Soy



Se cerraron ventanas automáticamente
y se abrió
la única puerta

por la que se quema la humedad.

...Estoy

14 comentarios:

  1. Y tras limpiar la energía estancada y negativa,
    regresaste...
    Del ser al estar, renovada, como la Primavera, florida.
    ;)

    Un besito, mi Plumita.

    ResponderEliminar
  2. Y yo me alegro mucho de que ESTÉS!!!

    Besos.

    ResponderEliminar
  3. Hola Aida, y no te creas que es poco estar, a veces cuesta, me alegro mucho de tu vuelta, espero lo hayas pasado muy bien:)

    Besos.

    ResponderEliminar
  4. Yo he venido guiada por esa luz que desprende tu entrada.Muy bien eso de abrir la puerta:y que seas tú la que esta ahí.

    Un fuerte abrazo Aída.

    ResponderEliminar
  5. Siempre eres ..
    y ser una misma es lo que cuenta ..
    bienvenida .. espero que todo genial !
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  6. Estar; eso es lo bueno.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  7. Me alegra ver que estas aquí de nuevo. Un saludo.

    ResponderEliminar
  8. Aida, me alegro mucho de encontrarte de nuevo, amiga...Todos los días al atardecer se nos cierran las ventanas...pero se abre la puerta de la imaginación, que nos permite esperar la luz del alba.
    Mi gratitud por ser y estar...Mi abrazo siempre, amiga.
    M.Jesús

    ResponderEliminar
  9. Bien, si estás debajo del marco de una puerta estás más protegida, un abrazo Aída, y que la humedad nunca sean lagrimas.

    ResponderEliminar
  10. ME ALEGRO MUCHOOOOOOO.
    ABRAZOSSSSSS

    ResponderEliminar
  11. Por suerte abres la puerta, claro que estás y tus palabras pueden con todo!

    Abrazo.

    ResponderEliminar
  12. Se dice por ahí que donde el demonio cierra las puertas Dios abre una ventana.
    Aquí ha sido al revés, Aída.
    Se cerraron las ventanas y se te abrió una puerta.
    Entra radiante y alegre, estás en tu morada.

    ResponderEliminar
  13. Se dice por ahí que donde el demonio cierra las puertas Dios abre una ventana.
    Aquí ha sido al revés, Aída.
    Se cerraron las ventanas y se te abrió una puerta.
    Entra radiante y alegre, estás en tu morada.

    ResponderEliminar

Gracias por vuestros comentarios.