martes, 24 de mayo de 2016


Soy volátil
Soy viento.
Desaparezco en el espacio
y alcanzo  tu centro
uniéndonos en movimiento de ola.

Sobre el cielo los gavilanes
bajo la tierra el fuego dormido.


viernes, 20 de mayo de 2016

Monólogo XXII

Monólogo XXII
No existe mucha diferencia entre monólogo y diario.  Pero el diario se pierde por una simple razón: se vuelve cotidiano y en la vida hay mucha repetición y es allí en dónde pierdo el control para encontrar las palabras que embellezcan  la cotidianidad.  En cuanto al monólogo es  intentar platicarte considerándote tu única compañía  entonces lo cotidiano a pesar de serlo, empieza a ser interesante.

No importa que repitas la misma caminata matinal si monologando encuentras un nuevo encanto a lo cotidiano como que descubres que el mismo trino de la mañana anterior hoy sonó diferente.  ¿Y cómo no? si llovió toda la noche y las aves que te acompañan en tu  recorrido ya no piden agua, ahora agradecen la lluvia como los Siux lo hacían en un baile circular.

Observas que la naturaleza sufrió un cambio quizá momentáneo pero satisfactorio tanto para el hombre como para los animales.  Ya refrescó y la temperatura se ha suavizado.  El bendito sol ha tenido la gentileza de dejarnos descansar para volver de seguro con más fuerza a destrozar la débil piel del humano.

Aunque recuerdas que el hombre va de la mano con las cucarachas que se adaptan divinamente a los cambios.  Luego te preguntas quien será más inteligente ¿La cucaracha o el humano?  Partiendo que la inteligencia está en la capacidad de adaptación.  Empiezas a pensar que la cucaracha es más inteligente porque tiene millones de mundos adaptándose.

Y así continúas y descubres que lo cotidiano también puede ser divertido.




domingo, 15 de mayo de 2016


En algún momento diremos adiós
y partiremos
en la soledad de la distancia
con el bullicio de las olas
y el mar embravecido
o la tranquilidad del campo
que se acompaña por el rocío de la mañana.
En algún momento diremos adiós
y partiremos.

martes, 26 de abril de 2016

Somos


la hoja otoñal
que cae amarilla

el mar sin playa,
la margarita deshojada,
la rosa quebrada


Sin vuelta de hoja somos:
el amor transitorio,
aquel que anida por una temporada,
el que eleva el vuelo
a la primer mentira
al primer engaño


Razonadamente somos:
la esmeralda y el rubí
la luz que se opaca por momentos,
el lucero de la mañana


Metafóricamente somos
las ideas conjugadas en palabras,
la exclamación de la sorpresa 

el suspiro del viento somos.


lunes, 18 de abril de 2016

Pepe grillo


Camina despacio, endereza la espalda
Hazlo con elegancia
No arrastres los pies
Evita caerte

Espera, que hay más

sábado, 16 de abril de 2016

Monólogo XXI

El mar está tranquilo, el sonido de las olas apenas son un susurro.  Percibo el silencio que me acompaña, el silencio se escucha aún en el bullicio.  ¿Lo sabías? Solo presta atención.  Sus alas correrán hacia tus oídos y enmudecerás al contacto de su caricia.  Es leve pero profunda.  Narcotiza. Pareciera que “el silencio habla”. 

El pasado y el futuro son divisiones de la mente, siempre estarás en el ahora,  a pesar de tu pensamiento. 


Contemplo el mar, me acerco a la orilla y mojo mis pies.  Es una delicia sentir la espuma que corre a juguetear con ellos.  Es imposible no pensar, pero ahora pienso solamente en el mar, percibo el suave viento que sacude mi cabello,  siento la caricia del agua, que llega corriendo hasta dónde estoy sentada, es una sensación grata.  Lo vivo… lo siento…  no existe divorcio entre el mar y yo.  Y sólo está  presente,  mi momento, mi ahora. 


martes, 12 de abril de 2016

Monólogo XX

Monólogo XX

He dejado  atrás la búsqueda del aplauso así como dejé de buscar la compañía ¡No me interesa! Es decir, la compañía constante.  Es mejor la compañía circunstancial que puede durar unos minutos y ves que se aleja.  

Las compañías circunstanciales están por todos lados, dispersas.  Son buscadores y te encuentran.  Conversan, cuentan un chiste, sonríen te cuentan cualquier cosa y luego… se alejan.