martes, 25 de noviembre de 2014

Tú y Siddhartha


Tú con Siddhartha
explicándome a Herman Hesse
…uno de los míos.

El incienso que encendí hace un momento
aromatiza el ambiente
y termino de construir el altar
que en base a Siddhartha inicié.

El rosario de chibolas grandes colgado
en la pared con clavos dorados me obliga a juntar
palma con palma mis manos
haciendo una reverencia
por las mañanas antes de salir a caminar.

paz y amor, pienso en john lennon
e imagino a toda la gente viviendo en paz.

Carver presente.

me recuerda lo fácil que es escribir
es sólo pensar en los momentos vividos
situarte en el lugar, recrearte
y ya está

…aquí está.




domingo, 23 de noviembre de 2014

I N C O H E R E N C I A S.




Una ranura en la madera es todo.

Pasan los colores, los sonidos, los olores.

No trates de forzar la mente.

Las ideas surgen, se dan gratuitamente, se te ofrecen, se te entregan, las despides, se mojan, se asolean y allí están.

Te nacen así, tranquilamente.

Incoherentes, testarudas, necedades, que sé yo, no sé por qué ¿Cuál es el afán? Insolente, sin respeto ¿Algo más? ¿Y todo para qué? La mano va y viene no hay sentido, está bien.

¡Todo es nuevo! ¿PERO POR QUÉ?  El color le queda bien ¡Es neurosis! ¡Es locura! Está grifa, qué buena era, ¿Ahora para qué?

¿Qué querés tomar?

El café, la limonada, un tu trago.  Las candelas, el cajón, los panqueques, el alquiler de la casa, te cortaron la luz, te quedaste sin chance, el Cadillac, la cholera, el salón, el peinado, el mosch, el conflecs, la gelatina, la naranja, los huevos, la mañana, el baño, la hora, ya me voy, el besito, hasta pronto, la carrera, la avenida el jalón, las muchas gracias, el ¿cómo está usted? Todos bien gracias-a-dios, el trabajo, el periódico, las noticias, la señora, la merienda, el café, la deuda, la hora.

Hay nos vemos, el almuerzo, el jalón, las muchas gracias, el ¿Cómo está usted? Todos bien, la oficina, el café, el pastel, las preguntas, la hora, hay nos vemos.

La cena, el sueño, la mañana, el baño, la hora…la hora…la hora…


Aída Niederheitmann Lara.

Junio de 1976

martes, 18 de noviembre de 2014

Holanes de encaje


Escucho bossa-nova y me deleito con mi soledad.

Ese ritmo cadencioso me lleva a otra época
aquélla en que solía bailar la Chica de Ipanema  
descalza sobre la arena del mar
con el cabello cayéndome sobre los hombros.

Pasa el tiempo y  te digo que no me ha importado

tu silueta persiste.

Siento tu cuerpo que roza el mío al compás de la música.

Sigues igual a la luz de la luna
llevando el ritmo en el cuerpo.


Frank Sinatra se empeña en perseguirme
canta la garota de Ipanema acompañado de Antonio Carlos Jobin
me halan del pelo, sacuden mi recuerdo
y vuelvo al escritorio de la tienda
Dónde vendemos holanes de encaje.



sábado, 15 de noviembre de 2014

No está del todo mal


Ahora que veo que has desaparecido
Intentaré retomar mis lecturas
¡Hace tanto que no leo!
Tendré que releer. 

Me entusiasmé con Raymond Carver.

La última vez que te vi venías disfrazado
Con túnica morada
El color morado siempre me ha gustado
(lo sabes)

me hablaste de Carver
(No lo conocía)
Descubrí en él un escritor con el que me identifico
Su estilo literario (¿Materialismo sucio?)
Lo he investigado y me gusta un montón.

Ahora me dije:  “No tengo inspiración para escribir”
No sé, ¿es necesaria?
De cualquier manera estoy sentada frente
Al ordenador y escribo lo que voy inventando
Y ¿Sabes? No está del todo mal.


domingo, 9 de noviembre de 2014

Enredos





Me enredo en tus palabras

Para desenredarme luego

Y ese enredo cosquillea en mi oído.

¡Delicioso cosquilleo!

Decisiones de desenredar

¿Cuánto tardaría Penélope

Para luego volverse a enredar?




miércoles, 5 de noviembre de 2014

Hojas de otoño







Me fascina la ignorancia
Que permite no perder la sorpresa
Y encontrar que todo lo que miras y escuchas
Te da la satisfacción de interrogarte.

De continuar descubriendo
Con el deseo de permanecer
Hasta que el viento barra
Como a las hojas de otoño
La débil voluntad
Que se quebranta con el tiempo.





(imagen de la Web)




sábado, 1 de noviembre de 2014

Homenaje al miedo




Me di una pasada por el callejón del miedo
y me detuve al cruzar una calle

vi al miedo que sonrió y me dijo:  “no temas
somos amigos, ven”
tomó mi mano y me llevó
por callejones oscuros
vi guerras y muerte.

¡Me horroricé!  Pero el miedo no soltó mi mano
se elevó sobre toda aquella destrucción
pero nunca vi que amaneciera

…El mundo rodaba y rodaba.

Me llevó por otro callejón en dónde
sobresalía un edificio blanco
penetramos en él
vi enfermedades y ¡Me horroricé!
pero el miedo no soltó mi mano.

A lo lejos se escuchaba un jazz
tocado por Louis Amstrong
era lo más parecido a vida

le pedí al miedo que me soltara
Pero no quiso
me arrastró a otro callejón donde sobresalía el hambre
¡Me horrorice!

A lo lejos continuaba la trompeta de Louis Amstrong
¿Sería vida?
No sé pero me quería quedar allí
Escuchando al genial trompetista.

El miedo me sonreía y soltó mi mano


Las luces de Nuew York se encendieron
Y vi a Frank Sinatra y Marilyn Monroe
Corrí a su encuentro y se desvanecieron
Pero la trompeta de Louis Amstrong continuaba tocando.