lunes, 11 de febrero de 2013

Etapas




Me sorprendí sí, cuando una mañanita en la tienda de la esquina al atenderme,   el

dependiente me decían: “¿Qué se le ofrece señorita?

me volteé para ver si no había alguien detrás de mí y mi sorpresa creció 

cuando observé que  no había nadie. Había dado el brinco de niña a señorita sin darme  

apenas cuenta me miré y descubrí un par de senos sobresalientes y unas piernas bien 

delineadas.

Pasó y,  continúe con mi vida diaria,  encontré que los chicos me miraban y empecé

a encorvarme,  me dio vergüenza que mis senos fueran provocadores, hasta que un

buen día me di frente a frente con una mirada varonil que me enfrentó y se acercó,

al principio tuve la intención de salir corriendo pero más tarde necesitaba estar

frente a esa mirada masculina que me desnudaba.

Lo divertido es que un día ya no me llamaron señorita, me decían señora y yo no

entendía por qué, y empecé a mirar a mi alrededor a ver si no se referían a alguien

que anduviera por allí,  mi sorpresa fue descubrir que no había nadie más.  Ese día

empecé a adquirir consciencia que mi pelo lucía algunas canas y que mi cuerpo se

miraba un poco llenito ya no era tan esbelta como antes.  Ahora, las miradas

masculinas eran de admiración y de respeto, me decían señora, bella señora y me

sentía única en el mundo de las señoras.

Ahora, me ceden el paso y se ponen de pie para ofrecerme sus asientos;  al

principio me sentía alagada y consideré que mi belleza los impresionaba pero ese

día logré verme en un espejo que estaba frente al escaparate de una

tienda de antigüedades y,  me percaté que mi pelo estaba completamente cano,  y

que a pesar que mi paso era firme y erguido se notaba el paso del tiempo.

Me costó aceptar que entraba a una nueva etapa, quizás la última, pero no,

la vida me sorprende a cada paso y entiendo que aún me quedan nuevas etapas

que aceptar.

Seguro estoy pendiente de las últimas etapas en la que tendré que enfrentarme a la

enfermedad y luego a la muerte.

Pero mis queridos, aún me falta por recorrer esas etapas que pueden ser las más

duras en la vida de un ser humano, quisiera poder estar lúcida cuando lleguen para

contarles esas últimas experiencias.  La vida hay que experimentarla, para sacar 

conclusiones  lo teórico puede ser un paso importante, pero sin la práctica se queda en el 

tintero.






41 comentarios:

  1. Muy bella tu descripcion de los pasos que se van produciendo en la vida, lo mejor seria llegar al ultimo tramo con al menos algo de lucidez para que no nos tengan que andar cuidando como si fueramos un objeto.
    unos besotessssssssssssssssssssssssss

    ResponderEliminar
  2. Creo que eso es a lo que muchos le tememos, la falta de lucidez y las enfermedades llegadas ciertas etapas.
    Pero tú lo conseguirás.
    Y nosotros, seguiremos aquí, leyéndote.
    Y es cierto, la vida va tan rápido...

    Un beso, mi Plumita.

    ResponderEliminar
  3. Yo también pido lucidez hasta mi último día.
    Aunque ahora que pienso quizás no la he tenido nunca...

    Tú si que la tienes.

    Besos.

    ResponderEliminar

  4. Chapeau, mi señora.
    Me descubro ante y en sus bellas palabras.

    Un beso, siempre.

    ResponderEliminar
  5. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  6. Parecían "pendientes de la Reina", por eso...

    ResponderEliminar
  7. A vida passa todos os dias e o tempo esta marcado para cada jornada.
    Penso que nada acontece por acaso e que lentamente bebemos o vinho da juventude que nos alegra a alma e nos faz pular de alegrias.
    Depois da idade madura segue-se os anos da velhice em que a beleza se transforma em mais conhecimentos.
    A última parte acaba por nos deixar sempre numa esperança de muitos dias sem dores ou com forças para suportar as agonias dos desencantos.
    Viver é uma arte e uma luta ou então estamos a deixar que o tempo nos trabalhe e seguimos sem nada ver...

    ResponderEliminar
  8. Leyéndote me he acordado de mi padre, que un día le dijo a mi madre: Niña, debo estar muy mayor porque en el autobús me ha cedido el asiento.
    ¡qué lindo mi padre!y¡qué linda tú!

    ResponderEliminar
  9. ¡Cuánta lucidez y sabiduría en tus palabras! Por suerte, esas etapas vienen poco a poco, las vemos venir y nos da tiempo a adaptarnos y, por qué no, disfrutar de lo que nos ofrecen.


    Bss

    ResponderEliminar
  10. Buenos día Aída, muy cierto,la vida se vive por etapas de experiencia, no en vano se dice que esté mundo es experimental. Al leerte me ha hecho viajar a mi niñez, y recuerdo que el paso de niña a mujer del mismo modo que tú lo has narrado. Me ha gustado mucho. Estar lucida, para continuar aprendiendo es un regalo del Cielo.

    Un beso y feliz martes.

    ResponderEliminar
  11. Por esa última etapa andamos.
    Yo, sin miedo, que siempre supe que ese es el destino.

    ResponderEliminar
  12. Aida: que belleza de texto. Es para ponerlo en un marco y leerlo cada día al comenzar. Un texto que nos recuerda que estamos de paso y que no hay que retroceder, seguir adelante y vivir y que Dios nos regale lucides.

    Un abrazo.

    mariarosa

    ResponderEliminar
  13. Es que el paso de una a otra etapa casi siempre nos pilla desprevenidas, y supongo que a ellos les pasa parecido, pero no estoy muy segura. Sin embargo, aunque sepa que es una muletilla muy propia de mi ciudad, aun me conmueve cuando entro en una tienda, por ejemplo, y alguien, hombre o mujer, me dice: "¿Qué quieres mi niña?". Los años ya van pesando, pero por unos segundos casi me creo que lo de niña es literal.

    Besos

    ResponderEliminar
  14. Esta pregunta me la hago yo muchas veces aunque estoy en la tercera fase.?

    Por un lado para poderte despedir y dejar las cosas bien asentadas.Por otra me digo y, aveces me inquieta; si hay sufrimiento no sería mejor no darse cuenta y expirar sin más.

    Estas son nuestras reflexiones pero...?

    Un abrazo feliz día Aída.

    ResponderEliminar
  15. Sin apenas darnos cuenta vamos acumulando etapas en la vida, como tan maravillosamente nos relatas. Lo importante es saber asumirlas y vivirlas en plenitud....

    Un cálido abrazo

    ResponderEliminar
  16. Quien sabe lo que nos depara el futuro, vamos pasando como por ensueño en diversas etapas para ver que todo queda atrás como en un espejo que se refleja en otro infinitamente. Pero siempre he pensado que estamos continuamente naciendo, y de nuevo pienso que todo es un caminar peregrino hacia un umbral, donde me asomaré para luego despertar. Besos.

    ResponderEliminar
  17. Es un tema de actitud Pluma. Hay quien ve la vida como una declinación y, en mi caso soy de los que la ven como un progresivo ascenso. También quiere estar lúcido para no perderme ningún detalle. Un saludo muy afectuoso como te lo mereces.

    ResponderEliminar
  18. Aida. el mensaje lo veo publicado y bien, si lo que no entendes es un correo de hotmail, borralo, no es mio. Me han jaqueado la cuenta y todavía estoy en lucha para recuperarla.

    Un abrazo.

    mariarosa

    ResponderEliminar
  19. ¡Pero, como decía no sé quién: "qué se sabrán ellos", si solo son dueños de dos etapas y ú a cambio lo eres de cuatro...!
    Así son las cosa, así somos de simplemente primarios: Reducimos el respeto y la experiencia a trivialidades como 'siéntese usted, señora', 'oh señora, disculpe, cómo se encuentra usted'.
    Allá ellos. No se trata de agotar etapas sino de llegar SIEMPRE en tiempo preciso, jejeje.

    Besos, Aida

    ResponderEliminar
  20. No comentaré nada, solo puedo decirte que este texto sin duda es uno de los mejores que has escrito.

    Sí, que nos escribas siempre.
    un abrazo.

    ResponderEliminar
  21. ● .  ★  ★ ° ☾ ☾
    ❤¸.•*¨`*█─.█▀█.█─█•█▀۞¸.•*¨`*¸­­❤
    ❤¸.•*¨`*█▄.█▄█.▀▄▀•█▀۞¸.•*¨`*¸­­❤
    ❤¸.•*¨`*───...─────▀▀۞¸.•*¨`*¸­­❤
    Feliz Martes.

    ResponderEliminar
  22. Que hermisisimo texto has escrito amiga,los años pasan y vamos quemando etapas pero eso de enfermedades esas no quiero yo ni pensar mejor irse como vinimos y ya.
    abrazo

    ResponderEliminar
  23. Cada etapa de la vida tiene su belleza.
    Como bien decìs en tu texto, la vida hay que experimentarla para sacar conclusiones...
    Luces y sombras estàn a la orden del dìa, cada alma es un mundo aparte.
    Abrazos muchos dulce Aìda.

    ResponderEliminar
  24. Lucidez, luz...

    No importará la lucidez mientras compartas tu brillante luz.

    Un besote

    ResponderEliminar
  25. Querida amiga

    Un texto hermoso, y tan real que tus palabras cobran vida en mi pensamiento, me siento reflejada en ellas y te aplaudo por haberlo hecho tan, tan dulce.

    Besos llenos de luz, tu luz

    ResponderEliminar
  26. Siempre bella, siempre firme.
    Estoy seguro que usted, mi querida señora, aún tiene grandes cosas que aportarnos.

    Besos.

    ResponderEliminar
  27. Solo los hombres envejecen y no ven a la señorita hermosa que hay por dentro tuyo, a pesar de que usted se ha convertido en un fruto maduro maravilloso con tanto para compartir mas que el sabor.

    Besos mil.

    ResponderEliminar
  28. La mujer que pasó por todas las etapas que describes, es la que ahora habla, con orgullo y ternura,de todas las etapas vividas. Lo hace maravillosamente!
    Estoy segura, que seguirás por la vida con una lucidez y un encanto especial. Una flor que muestra el esplendor que siempre ha tenido!

    Besos hermosa!

    ResponderEliminar
  29. Aida,has resumido en pocas letras las etapas físicas de una mujer,que va madurando conscientemente y aceptando sus cambios físicos y también los espirituales,que la gente no ve a primera vista...Lo importante de todo es mantener el alma llena de curiosidad por la vida,de gratitud por todo lo vivido y de fé y esperanza por lo que queda aún por vivir...El tiempo va muy deprisa y nos lleva por delante...Vivamos plenamente este momento contigo,mi querida e inolvidable amiga.
    Mi felicitación y mi abrazo grande por tu consciencia,generosidad y grandeza interior,que nos llega a todos y nos emociona.
    Feliz miércoles,Aida.
    M.Jesús

    ResponderEliminar
  30. Amiga espero que para eso falte mucho pero mucho tiempo, por el tiempo y el mundo necesita de Pluma Roja para seguir adelante, el tiempo no perdona a ninguno de nosotros, pero nosotros si podemos dejar huella en el tiempo, espero que estes bien, Dios te bendiga.

    ResponderEliminar
  31. el problema no es llegar a viejo, sino ¡cómo! hacerlo
    saludos

    ResponderEliminar
  32. Querida amiga, tienes una alma tan hermosa que serás de las que mueran sin ningún tipo de enfermedad y con toda la lucidez.. Un día tendrás muchísimo años y te dormiras para amanecer en brazos de un ángel maravilloso. Yo también así voy a morir... Bueno, eso deseo para ambas!!!
    Besos.

    ResponderEliminar
  33. Estamos De Los Cambios En La Senda,
    Y No Nos Damos Cuenta Ni Al Mirarnos,
    De Que El Tiempo, Nos Hace TRansformarnos
    En Otros Hombres Y Mujeres Con Venda,

    Que Cubre Nuestros Ojos...¡Vaya Prenda
    Que Viene Con Nosotros A Drogarnos,
    Para Que No Tengamos Que Aterrarnos,
    Al Ver Que Tan Ruinosa Componenda,

    Nos Hace Tan Mutables De Apariencia...
    Lo Verdaderamente Heróico Del Asunto,
    Es Que Actuemos Como El Rol Nos Marca.

    Vivir Y Disfrutar Cambio Y Esencia,
    Sin Desmayar Ni REnegar Un Punto,
    Pues Todos Valsearemos Con La Parca.

    Así Es La Vida, No Más Que Un Escenario
    En Que Actuamos... ¡Telón Y A Vestuario!

    Honda REflesión, no Exenta De Sentido Del HUmor, Querida AÍDA.
    Ahí Te Dejo Mi Comentario Soneteado.

    Un Abrazo y Un Beso Muy Cariñosos De Tu Amigo El POeta De Allende El Mar.

    ResponderEliminar
  34. Wow, Aída, poca gente es capaz de pensar e interiorizar la posible muerte, pero es que tú además has podido escribirla desde dentro.
    Muy bonito, de verdad. Seguro que serás muy feliz en las etapas que te quedan (muchas, ya lo verás :D)

    Un abrazo enorme.

    ResponderEliminar
  35. Bello, reflexivo, estimulante. Así es como hay que vivir nuestra cuota existencial, saboreando hasta la última gota y que después, su aroma quede un tiempo en los que siguen el banquete. Un fuerte abrazo amiga, un placer leerte.

    ResponderEliminar
  36. ´Que interesante este recorrido por la vida,Aída.Qué importante ser conscientes de que estamos de paso y de que vamos a pasar por todas esas etapas.Es importante sobre todo para aceptarlas todas y cada una con sus ventajas y con sus inconvenientes.

    De acuerdo contigo en que las últimas pueden ser las más duras,pero tampoco tiene por qué ser siempre así.Conozco a ancianos muy felices...

    Abrazos.

    ResponderEliminar
  37. La vida es apasionante, Pluma, y hemos de vivirlo todo hasta el último instante.
    Hermoso recorrido por la vida que nos hace pensar.
    No necesariamente las últimas etapas han de ser las peores. Siempre puede haber experiencias enriquecedoras.
    Te abrazo mucho, Pluma.

    ResponderEliminar
  38. Así es la vida y el paso de ella amiga. Vamos saltando de etapa en etapa sin darnos cuenta. Me ha encantado cómo lo has descrito. Un fuerte abrazo y feliz fin de semana.

    ResponderEliminar
  39. Te comprendo totalmente en lo de la lucided,y da optimismo oirte hablar así.

    Besos, porque hay cosas en la vida en las que sería mejor no tener ninguna lucided y que la lucided la tengan otros.

    Me gustó mucho tu entrada, un abrazo, bendita lucided, y ganas de vivir de la que nos hablas.

    Ha sido un placer pasarme por aquí, gracias por tus palabras.

    ResponderEliminar
  40. Así es, mi querida amiga...sin experiencia vívida no podemos hablar sobre nada, primero se vive y después se habla... Asi que el temor no tiene nada que hacer ahora, porque nada se sabe con certeza. La vida está hecha de sorpresas y no tiene por qué ser negativo lo que viene. VAMOS POR ELLO CON CONFIANZA ,ANTES QUE INSEGURIDAD O TEMOR, preparando también con responsabilidad lo que queremos cosechar (cuidándonos,por ejemplo).

    MUY CERCANO Y HUMANO TU ESCRITO, AMIGA! ME ENCANTÓ.

    ResponderEliminar

Gracias por vuestros comentarios.